Almendro

El almendro es un árbol de la familia de las rosáceas y originaria del Medio Oriente. La almendra es muy popular debido a que es alta en vitamina E y baja en grasas saturadas. Es un árbol con bastantes similitudes al melocotonero, al igual que éste, el florecimiento se forma entorno a los brotes vegetativos pudiendo alcanzar hasta 6 metros de altura y diámetros de hasta 4 metros. Los mayores productores a nivel mundial son Estados Unidos, España, Italia, Irán y Marruecos (fuente: FAO).

 

Exigencias edafoclimáticas (Exigencias de clima y suelo)

Es un frutal de zonas cálidas y muy sensibles a las condiciones de humedad, por lo que resulta poco tolerante al frío y no se da en climas húmedos. Responde muy bien ante la escasez de agua.

Al ser una especie rústica, es capaz de crecer en todo tipo de suelos, incluso en aquellos que son poco profundos y calcáreos. El pH óptimo es de 7.0 a 8.0 y los mejores suelos son los sueltos y arenosos, aunque vegetan en francos. Los suelos saturados de agua y encharcados le son desfavorables ya que no aguanta la asfixia radicular.

 

Marcos de plantación

La distancia de plantación varia en función las condiciones ecológicas y edafológicas, de la variedad y del patrón, tipo de mecanización, tipo de recolección y si la plantación se realiza en secano o en regadío.

Los marcos más utilizados son: 7 x 5 y 6 x 4. En aquellas variedades menos vigorosas pueden usarse marcos de plantación de 6×6 ó 6×5.

 

Riego

Los almendros se suelen cultivar en secano, aunque los nuevos cultivos son de riego por goteo. El momento más importante en el que la almendra debe ser regada es durante el llenado de los granos en primavera ya que esto influirá más adelante en la futura producción. Un riego 15-20 días antes de la recolección favorece el desprendimiento de la corteza de la almendra.