Pepino

Los pepinos son originarios de las regiones tropicales del sur de Asia y crecen en invernaderos en climas muy variados. Suele tener un aspecto liso y el color, dependiendo de la variedad, suele ser verde claro pasando por un verde oscuro hasta alcanzar un color amarillento cuando está totalmente maduro.

Se obtienen buenos rendimientos tanto en climas cálidos cómo en fríos y bajo condiciones extremas son necesarios sistemas de ventilación y calefacción. Los mayores productores a nivel mundial son China, Turquía, Irán, Estados Unidos, Japón y Rusia.

Exigencias edafoclimáticas (Exigencias de clima y suelo)

Los pepinos crecen bien con temperaturas medias de 25 Cº, en caso de que la temperatura sea más elevada la producción puede adelantarse. La fotosíntesis se ve afectada con temperaturas superiores a 30 Cº y si las temperaturas nocturnas son inferiores a 15Cº  se producen malformaciones en hojas y pepinos. El pepino se desarrolla mejor con una alta intensidad de radiación solar. Es capaz de adaptarse a una gran variedad de suelos, el óptimo es el suelo bien drenado con un buen nivel de materia orgánica y  pH próximo a 6,5. Las altas concentraciones de sal no favorecen a la planta y puede producir que la planta no absorba bien el agua en caso de que el nivel sea alto.

Marcos de plantación

El espaciamiento de las plantaciones se puede elegir en función de las características de la variedad y la época del año. Las densidades de plantación varían de 2 plantas por metro cuadrado en invierno hasta 2,5 plantas por metro cuadrado en verano.

Riego

El cambio de requisitos hídricos cambian en función de la situación de desarrollo. Desde la siembra hasta la floración de los cultivos el coeficiente es de 0,4 y desde la floración hasta la primera cosecha, el coeficiente es de 0,6 y hasta el final del crecimiento de 0,8. El método más común es el riego por goteo. Dependiendo de la distancia entre pepinos la tubería va a cambiar. Normalmente hay 40cm entre goteros.

Productos
Relacionados